Ayuno Intermitente – Una guía

Si has llegado hasta aquí, es porque seguramente has estado escuchando hablar del ayuno intermitente por mi instagram. Yo llevo practicándolo de manera intermitente (válgame la redundancia), desde 2015; y muchos de mis clientes han podido llegar a sus metas gracias al ayuno.

Antes de nada, desde mi experiencia, os cuento que el ayuno es una herramienta que debes adaptar a tu vida, no algo que monopolice tu vida y te complique. Es más, si encuentras el estilo que se adapte a ti, verás que puede hacer de tu vida algo más sencillo: Yo me ahorro pasar mucho tiempo en la cocina y he ganado más tiempo para leer, estudiar y escribir.

Ten cuenta que ayunar no es peligroso a menos que tengas una complicación previa de salud o estés tomando ciertas medicaciones. De hecho, si tienes alguna enfermedad o patología como la Diabetes tipo 2, el ayuno tiene muchos beneficios para ti, como la mejora de la sensibilidad a la insulina.

Si eres mujer y tienes dudas sobre hacer o no hacer ayuno, considera leerte el siguiente artículo sobre ayuno intermitente en la mujer.

 

El ayuno es un proceso natural que el ser humano a experimentado desde siempre:  Realmente, comer todos los días y/o comer varias veces al día es un hecho relativamente nuevo debido a nuestro estilo de vida, la economía y la aparición de la agricultura, los centros comerciales, el tener la comida y los restaurantes disponibles 24/7… ¡Esto no sucede en la naturaleza! Si nos soltasen en un bosque, ¿crees que comeríamos cada 2 horas? ¡No creo que tuviésemos esa suerte!

Te advierto, desde ya, que si te unes a esto de ayunar, incluso si solo ayunas 1 ó 2 días en semana, vas a tener que enfrentarte a comentarios constantes. Pero como en cualquier dieta o estilo de alimentación que se salga de la norma actual. Cuando yo digo que ayuno, mucha gente se preocupa por mi salud. Tenemos muy metido en la cabeza que no comer es malo y mata, cuando lo que vemos es que cada vez, comemos más, estamos más gordos y tenemos más enfermedades.

Mi teoría es que la industria alimentaria nos ha metido tanto en la cabeza “comer, comer comer“, que cuando alguien nos dice que ayuna, nos suena a que está loco. Probablemente, si has llegado hasta aquí, ahora mismo pienses que yo lo estoy.

Otra de las preocupaciones frecuentes, además de la sensación del hambre, es el mal humor. Antes de que te crees ideas erróneas te propongo un ejercicio muy simple: Piensa en figuras asociadas típicamente con el ayuno. ¿Qué te viene a la mente? Seguramente una imagen de alguien religioso. ¿Asocias al típico monje budista que ayuna con una imagen irascible? ¡Al contrario!

Sobre el hambre… Tras comer, la sensación del hambre aparece a las 2-4 horas y es ahí cuando comemos. Pero, ¿sabes qué sucede si no comes? Que esa sensación no va a más, a veces, hasta desaparece. Por lo general, tenemos miedo a tener hambre, hasta que pasamos hambre por primera vez y nos damos cuenta que no es para tanto. Mi generación es una generación que por lo general, no ha pasado hambre, no ha sufrido una guerra o una posguerra, como nuestros abuelos, y sin embargo, vivimos con pánico a tener hambre, armándonos de snacks cuando salimos de casa por si pasamos un mínimo de hambre. Pero el hambre no duele, solo es un poco desagradable hasta que te acostumbras a la sensación, entonces ya no te das cuenta. Otra cosa es que creas que te va a dar una pájara, entonces debes romper el ayuno, pero esto se puede prevenir con una buena elección de alimentos y no realizando ayunos prolongados si estamos empezando.

 

¿Qué pasa en nuestro cuando practicamos ayunos?

Pongamos por ejemplo, que nos saltamos el desayuno: El ayuno más típico es saltarse el desayuno, pero sí comer y cenar.

Al saltarte el desayuno, suben los niveles de hormona del crecimiento, lo que hará que no pierdas la masa muscular y que se estimule la quema de grasa. Aumenta la noradrenalina, una catecolamina que actúa como hormona del estrés (para que salgamos a buscar comida) y como neurotransmisor, haciendo que estemos alerta y prestemos más atención. Si te estás planteando hacer ayuno intermitente antes de tus exámenes, ¡sí! ¡puede ser de ayuna! ¿Para controlar o mejorar tu TDAH? ¡Todo es cuestión de probar!

El ayuno también mejora la sensibilidad a la insulina, ¿recuerdas el tema de la resistencia a la insulina y la diabetes tipo 2? Si estás en un grupo de riesgos (como las mujeres que padecen Síndrome de Ovario Poliquístico), no esperes más. Aquí si te puedo decir de primera mano que se nota:

Mis análisis en ayunas, con una glucosa perfecta… Ah, y Síndrome del Ovario Poliquístico. Ah, y dieta alta en hidratos, y no, no de los integrales (pero porque son mis preferencias).

Sobre el tema de la alimentación, muchas personas optan por hacer el ayuno con un estilo de comida paleo y keto, pero como siempre, eso son opciones personales, al igual que esto del ayuno intermitente =) Es más, si miramos a algunas tribus, hay varias que mantienen dietas con un 80% de hidratos, donde la fuente principal de la alimentación es… ¡Miel! Otras optan por tubérculos y raíces como fuente principal de hidratos, pero como decia… ¡Prefiero no meterme en este tema!

¿Cuánto tiempo ayunar?

Hay muchos estilos. Seguramente ya has practicado alguno. ¿Te has ido a dormir a las 12 y te has levantado tardísimo? ¿A las 12 de la mañana? Pues ya habrías ayunado 12 horas. Eso es válido =)

Hay otros tipos de ayuno: De 12 horas, de 16, de 18, de 20 y ya, tras eso, pasaríamos a ayunos de uno o varios días.

El pasar hambre suele preocupar bastante, o el tener muy mal humor o no ser capaz de entrenar. Mi recomendación: Ve poco a poco. si nunca has ayunado, no empieces por un ayuno de varios días y queriendo entrenar. Actualmente, yo hago ayunos de 20 horas y entreno con normalidad, pero si estás empezando, hazlo poco a poco. ¡Cabeza ante todo!

1 – Si ayuno…  ¿Pierdo la ventana anabólica?

Es muchísimo más importante pensar en qué comes a lo largo de todo un día, o más, de toda una semana, para progresar, que lo que comas en los 30 minutos después de la rutina. Según los estudios más recientes, esa ventana ni existiría, asi que no dejes que esto te limite.

2 – Cafeína, té, caldos e infusiones.

Los líquidos, además de aportarte nutrientes (como el caldo de huesos), te ayudarán a sentir más saciedad. Además, la cafeína tiene un importante efecto anorexígeno, por lo que es bueno valorar su ingesta. Si no, siempre tendremos infusiones o tés para ayudarnos a pasar el día.

 

3 – Entrena con cabeza.

Como comentaba anteriormente, si estás empezando a ayunar, valora las sensaciones que estás teniendo: Si te sientes débil, no entrenes y vigila la cantidad de calorías que estás ingiriendo. En la página principal tienes una fórmula para aprender a calcular cuántas debes tomar.

Si te sientes con energías, pero sigues siendo un novato en el ayuno, baja un poco el nivel de tu entrenamiento, haz un circuito suave y espera para valorar tus sensaciones.

Si ya eres un master del ayuno intermitente, ¡ya sabes! ¡entrena con normalidad! En relación a esto, muchas personas me escribieron preocupadas por mi rendimiento, pero puedo asegurar que salvo que tenga un mal día o haya dormido mal, mi entrenamiento sigue siendo el mismo, con los mismos pesos.

4 – COME

El número de comidas va a depender de ti, pero a mi me gusta seguir el “menos es más“. Una de las cosas por las que adoro el ayuno intermitente es por la comida. Suena raro, ¿verdad? Pero es que una de las ventajas del ayuno, por ejemplo en el de 20-22 horas, es que haces una comida muy grande. Si ayunas 16-18 horas, haces dos comidas grandes.

¿Qué beneficios nos aporta esto? Bien… ¿Has ido alguna vez a un buffet y te has pasado? Seguramente, si has ido a medio día, hayas quedado tan lleno que no hayas merendado ni cenado. ¡Pues con el ayuno es lo mismo! Te quedas tan saciado que no es necesario comer durante bastantes horas.

 

Ejemplo de menú de mi ayuno de 20-23h/día

  • 9am – 10am: Comida 1ª de 900 calorías.
  • 11 a 12: Comida 2ª de 900 calorías.
  • 14 a 15: Comida de caldo de huesos.
  • 17-18: Merienda de café solo o té.
  • 22: Cena de caldo de huesos.

Podéis mover las horas como queráis, lo importante es que esta herramienta se adapte a vuestro estilo de vida y que sea fácil.

¿Te queda alguna duda? Escríbemela aquí abajo para que pueda resolverla ^_^

También quiero hacer un especial agradecimiento a Dani, por haberme presentado esta práctica que se ha convertido en un hábito.

[HILO SOBRE PSICOPATÍA Y HATERS]

Antes de empezar el hilo, creo que podemos distinguir claramente al menos 2 perfiles de trolles/haters en Internet: Los que buscan el humor y los que buscan hacer daño. Me voy a centrar en los del segundo tipo.

Según un estudio canadiense, esas personas poseen una triada de características de la personalidad: Narcisismo, rasgos maquiavélicos y psicopatía. Son personas carentes de empatía, sentimientos de culpa, egocéntricos, manipulativos e impulsivos.

Si unimos eso al anonimato de Internet, tenemos un campo donde este tipo de personalidad puede desatarse. Para lograr encontrar un apoyo emocional, es frecuente que creen grupos. Es esencial esta parte del apoyo emocional, porque el hater está sintiendo dolor y necesita apoyo.

Hay varias fases:
1) El hater monta un grupo. De poco sirve odiar solo y en silencio. Creando un grupo, encuentran el apoyo moral y encuentran una forma de tratar de alimentar el ego y la autoestima, esenciales para la supervivencia.
2) El grupo se define a si mismo. Al igual que un grupo nazi, se busca la manera de sentirse superior y degradar al objeto u objetos de odio.
3) Se menosprecia al objetivo, uniendo al grupo en una causa común por mejorar su imagen propia.
4) Se procede a la burla contra el objetivo, evitando la instrospección y afrontar el problema interno que les lleva a ejecutar estas acciones.
5) Se ataca sin armas al objetivo. El grupo se vuelve violento, buscando objetivos vulnerables. Se genera adicción a la adrenalina que supone realizar estas acciones.
6) Se ataca al objetivo con armas. Con o sin contacto personal, buscando el empoderamiento.
7) Destrucción del objetivo. El fin último de los haters es destruir al objetivo de su odio, buscando el poder divino y la omnipotencia, cuando el odio destruye mentalmente al hater.

Pero, ¿por qué odian estas personas? La condición más básica para que una persona odie a otra, es el dolor, ya sea físico o mental. No existe la idea de odio sin dolor. Para que alguien te odie, debes haber infligido alguna clase de dolor a esa persona, incluso sin intenciones de hacerlo, o incluso que esa persona te vea como una amenaza para su propio ego o bienestar.
Todos necesitamos sentirnos especiales. Hay personas que desarrollan trastornos de la personalidad para proteger su propio ego. Asi que si tienes algún hater, como yo, preguntate “¿cómo he herido el ego de esta persona?”A y todo se volverá claro.

Y si en algún momento temes por tu seguridad, acude a una comisaría de la @policia a denunciar los hechos.

Estudio sobre la personalidad y la triada del hater/troll http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0191886914000324

Mis compras de libros

 

¡Lo prometido es deuda! Se me había pasado POR COMPLETO crear una lista con libros para aquellos que queréis regalar o estáis aún haciendo vuestras cartas de Reyes// Papá Noel.

Os pongo aquí una lista con los que tengo o he pedido ^^ ¡Se aceptan recomendaciones! De momento solo voy a poner libros enfocados en nutrición, entrenamiento… Pero si me queréis recomendar de otra temática, también se aceptan (adoro las novelas).

 

 

Otros

 

De recetas

Videojuegos y salud

Vale, puede que sea un artículo poco objetivo, es lo que tiene ser friki en su más amplio sentido: Otaku, cosplayer, amante del cómic americano y adoradora de videojuegos (aunque soy una pésima jugadora en casi todo, pero bueno xD).

Estos meses, por mis estudios, trabajo, etcétera etcétera etcétera, he tenido mucho estrés. Pero mucho. Y según la evidencia científica, tener unos niveles de estrés altos, no es muy bueno ni para el cuerpo ni para la mente.

El estrés está estrechamente relacionado con el sobrepeso.

Si somos personas que estamos intentado bajar la grasa, es posible que en algún momento tengamos algún problemilla con los niveles de cortisol. El cortisol es una hormona que se eleva cuando tenemos unos niveles de estrés elevados y que puede potenciarse por estar mucho tiempo “a dieta”. ¿Y qué suele hacerse cuando tenemos altos niveles de estrés? Pues… Recurrimos a la comida basura, a la comida que nos toca los centros de placer y recompensa del cerebro y podemos acabar picoteando o en situaciones peores… Con atracones.

Yo soy un poco estresicienta. Siempre estoy haciendo cosas, trabajando en algo nuevo, estudiando algo diferente… Y afortunadamente, tengo unos niveles de control muy altos, porque he tenido Obesidad Tipo I, y mi salud estaba… Sinceramente, en la mierda. no tengo otra forma de describirlo.

Vale, la tabla del IMC todos sabemos que está muy anticuada y que hay formas mejores de conocer los niveles de salud, pero cuando llegue al nivel de Obesidad tipo I es que no hacía deporte apenas, mi masa muscular era la misma que la de una piedra, por lo que podemos orientarnos un poco de mi estado.

¡En fin! ¡Que me voy por las ramas! No me doy atracones porque me controlo, pero siendo sinceros, sentirme un poco más relajada, reducir mis niveles de cortisol, me venía bien. Menos estrés, ¿a quién no le viene bien eso? 

Tras muchas recomendaciones, decidí probar el yoga. Pero no es para mi. He intentado que me guste, ¡en serio! Veo a las chicas por Instagram hacer posturas que ni en el Circo del Sol, que sé que pueden ser una adición muy buena para mi vida, porque tengo la flexibilidad de un tablón de madera, o para ser contorsionista. No sé, algunas hasta son sexys y todo. Pero no funciona. No el yoga, si no lo mío con el yoga. Trato de buscar un momento cada noche para hacer un par de estiramientos, relajarme, meditar, pero vaya, tras todo el día de un lado para otro lo que menos me apetece es crear el nuevo hábito de ponerme a hacer 6 posturas.

De hecho, el simple acto de ponerme a pensar “tengo que hacer yoga, tengo que meditar” me estresa. “Tengo que, tengo que” no es más que una frase que muestra obligación. Es como la diferencia entre “tengo que hacer dieta” a “quiero hacer dieta”. Con el primer pensamiento vas a tratar de saltarte la dieta con la más mínima oportunidad. O al menos eso me pasaba a mi.

Y si aplico el coaching y todo lo que conozco, sé que puedo aprender un nuevo hábito y puedo enfocarlo de una manera súper positiva hasta hacerme con ello. Pero simplemente estoy en un momento en el que no me apetece. No hay excusas de no tener tiempo, es que no quiero.

¿Y todo esto a qué viene? A que os cuento que en vez de hacer yoga por las noches, me dedico a jugar a videojuegos. ¿Es una excusa para pegarme viciadas? Puede ser. Seguramente. Lejos del tema de ser friki o no, jugar a videojuegos tiene muchos beneficios que os voy a contar (y os pondré las referencias para los que queráis bichear), pero primero quiero empezar por lo más importante: Vivimos en un entorno saturado constantemente de nueva información, y buscar un rato para nosotros mismos a veces es casi imposible. Para mi, ese ratillo viciándome es mi momento de decir: Hasta aquí las obligaciones del día, ahora me toca relajarme y disfrutar.

Llevo una semana con este nuevo enfoque, de no presionarme tanto, de darme mi momento “Kitkat” pero sin comida basura, y he notado ya unos niveles de estrés muchísimo más bajos, más positividad y oye, ¡duermo bastante mejor! Claro que aquí entra también mi cerebro de mujer adulta con algo de responsabilidad y juego 1 o 2 horas y no me quedo hasta las 4 de la mañana jugando. Al menos de momento xD

Si me pongo a navegar por webs de fitness o salud, lo que encuentro sobretodo para bajar estos niveles de cortisol/estrés en personas que ya hacemos deporte, son recomendaciones de meditación, yoga, y ya finalmente introducir suplementación con plantas adaptógenas, como Ashwaganda, cambiar a un pensamiento más positivo, e incluso realizar algún refeed o comida trampa. Cosas que a mi no me han servido mucho. A ti puede que te sirvan, todos somos diferentes y la clave del éxito está en adaptar lo que conocemos a nuestras circunstancias.

 

“No sobrevive el más fuerte ni el más inteligente, sino el que mejor se adapta al cambio” – Charles Darwin

 

Beneficios de los videojuegos

  1. El más importante para mi: Jugar reduce los niveles de estrés. Byebye intento de hacer yoga.
  2. Mejora la capacidad de resolución de problemas.
  3. Jugar mejora la coordinación mano – ojo.
  4. Se mejora la capacidad de pensamiento crítico.
  5. Mejora la capacidad motora.
  6. Mejora la capacidad de toma de decisiones.
  7. Mejora las habilidades sociales.
  8. Mejora la capacidad de trabajar en grupo.
  9. Se aumentan los niveles de concentración.
  10. Se mejora en las habilidades de planificación y planteamiento de objetivos.
  11. Bonus: Puedes mejorar en un idioma y aprender nuevos insultos.

Yo sobretodo me quedo con el hecho de la reducción de estrés. Como dato curioso, en este estudio se entregó a 103 personas unas tareas “frustrantes” y tras ello se les dejó jugar a videojuegos. Los resultados mostraron que los videojuegos (incluso los violentos) reducián la depresión, los sentimientos de frustración y ayudaban al control del estado de ánimo.

Otro estudio del University College de Londres encontró correlación entre las horas semanales invertidas en jugar y la recuperación del estrés relacionado con el trabajo. Cuando leo este tipo de cosas llegan a mi mente las imágenes de la típica película americana en la que el típico chico americano llega estresadísimo de trabajar y se tumba en el sofá a jugar a la Play.

¿Hay contras en todo esto de los videojuegos? Pues ser sedentario es malo (pero estamos hablando de personas que ya somos deportistas), tener una mala postura es dañino, tener una mala iluminación daña la retina… O dejar de lado nuestras obligaciones y vida social por pegarnos la viciada padre también nos perjudica. Tenemos que ser capaces de distinguir entre un rato normal y llevarlo al extremo. Pero como en todo en esta vida.

¡En fin! Si queréis indagar más en el tema, esta web trata el tema y tiene links a los estudios. A mi parecer es un tema bastante interesante y al que no se le suele dar apenas importancia, tal vez porque relacionamos el mundo del videojuego con un estereotipo de malos hábitos que tal vez no tenga mucho que ver con la realidad.

¡Pero bueno! Espero que os haya gustado, yo voy a ver un rato que ofertas hay por Stream y Origin, que según las redes, el próximo día 23 habrá ofertas y es cuando aprovecharé para auto-regalarme mi dosis de relax virtual.

 

 

Polvorones veganos y sin gluten

Llegan las navidades, y con ellas… ¡Las recetas navideñas! Es una época en la que algún procesado suele caer, ¿verdad? Creo que todos sabemos que no es lo mismo para el cuerpo comer un polvorón procesado que un polvorón hecho con ingredientes de primera. Y creo que es mejor aún si disfrutamos de hacerlos con los más pequeños de la casa =) ¡El hábito de cocinar nuestra propia comida podemos aprenderlo desde la infancia!

Y además, es una experiencia muy entrañable. Yo siempre recordaré haber preparado pizzas caseras con mi padre y pastelitos de boniato con mi abuela.

Además, es una receta bastante fácil, no se tarda nada en hacerla y no requiere de unas grandes habilidades en la cocina. Si yo he podido hacerla y no quemar la casa… ¡Pues creo que vosotros también!

Ingredientes para 9 unidades

  • 100g de harina de coco cruda orgánica. Yo he usado esta, que la compré especialmente pensando en repostería gluten free. Si no te gusta el coco, con una harina de… también quedan muy bien.
  • 30g de semillas de lino tritutadas con 90ml de agua. Puedes sustituirlo por 1 huevo para la versión no vegana.
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen o aceite de coco. Yo he usado el de oliva para no saturarme con el sabor del coco.
  • 40g de mantequilla de cacahuete o de mantequilla de anacardos. Yo he usado la mantequilla de cacahuete, la de anacardos daría un sabor bastante más suave. ¡Pero yo soy una chica Peanut Butter!
  • 150ml de agua o de bebida vegetal. Yo he usado la leche de avena que me llegó en la cajita navideña de MyDietBox.
  • 1/2 cucharadita de jengibre.
  • 3 cucharaditas de canela.
  • Semillas de sésamo para decorar.
  • Si quieres endulzarlos, puedes usar dátiles triturados o sirope de dátiles.

 

Modo de preparación

  1. Mezclamos TODOS los ingredientes con el agua o la leche en un bol EXCEPTO las semillas de sésamo.
  2. Lo metemos a la nevera y lo dejamos reposar por 30 minutos.
  3. Hacemos los polvorones, dándole una forma redondita pero aplanada. Para que tengan el tamaño perfecto, puedes hacer una bolita, que quepa en la palma de la mano y luego aplanarla un poco.
  4. Decoramos con el sésamo.
  5. Al horno 20-25 minutos, a media altura y a 180-190ºC, ¡pero estad atentos no vaya a ser que se os quemen!
  6. Sacadlos cuando estén dorados.
  7. Esperar a que se enfríen, emplatar, servir y disfrutar =)

 

A modo de curiosidad, podéis hacer muchas combinaciones diferentes, añadiendo un poco de cacao en polvo, ralladura de limón… ¡Seguro que salen cosas muy chulas! ^__^

Guía de Suplementos Veganos

Uno de los problemas a los que me tuve que enfrentar cuando fui vegana fue el de la suplementación. Tan lejos como hace 2-3 años, el tema del veganismo no era tan conocido, era más bien como hablar de que tenías una enfermedad rara u_u” Hace ya un tiempo que tuve que dejar de ser vegana, si no os acordáis, os recuerdo que fue porque, aunque no soy alérgica a nada actualmente, mi cuerpo empezó a funcionar mal y me encontré con alergia al trigo, al gluten, a la soja, malestar al comer legumbres… Y tras muchas pruebas, medicaciones, entradas a quirófano y demás, no me quedó otra que volver a paleo para aliviar mis síntomas. Lo pasé muy mal al volver a comer carne, pero cuando es por razones de fuerza mayor, no queda otra. El primer día que compré unos filetes de nuevo, lloré. Espero que ninguno de los que me leéis estéis pasando por esto, porque no se lo deseo a nadie, pero que sepáis que al menos ahí fuera hay alguien que os entiende. A día de hoy, si como muy de seguido soja, me salen ronchones, me da dolor de tripa… etcétera etcétera. Lo mismo me pasa con las legumbres. Al menos, cereales con y sin gluten ya puedo comer con normalidad.

 

¡Pero bueno! Para eso quiero echaros una mano a los que sí que podéis ser veganos y citaros unos cuantos suplementos en el caso de que estéis buscando alguno.

 

Cabe recordar que SIEMPRE hay que mantener una dieta saludable basada en comida real y un estilo de vida activo y positivo, y aunque tenga que repetirlo una y mil veces, yo uso y he usado tantos productos porque vengo defectuosa de serie. 

 

Proteína

Antes no había tanta variedad y los sabores eran… ¡En fin! Digamos que menos logrados. Como deportista vegana, siempre buscaba tener un aporte de proteínas algo mayor de lo que mi dieta me permitía, sin tener que recurrir mucho a la soja o a los derivados de esta.

Eso sí, si sois celiacos además de veganos, tened especial cuidado con los suplementos de proteína, ya que muchos suelen llevar gluten de trigo, al igual que las hamburguesas veganas (hay unas riquísimas de brócoli y queso, si me acuerdo de la marca os las pongo, pero tienen gluten).

  • Proteína 100% vegetal. Es una de mis preferidas. No solo por la variedad de sabores, que se agradece, si no por los valores nutricionales: Tiene 1.80g de hidratos por toma y 24,30g de proteína. Cuando he hecho una dieta vegana, siempre he consumido muchos más hidratos que protes, así que cuando tomo un batido, busco que sea alto en proteínas, cosa que no siempre pasa con todos los batidos. Está en varios formatos, yo la cojo en el formato de 1.8kgs cuando me apetece cambiar de prote de leche a prote vegana, pero también está en formato de sobres monodosis para probar. Mi prefe, el de chocolate. Aviso que tiene gluten.
  • Pure Form Vegan Protein. ¿Eres goloso? Vale, pues ésta proteína es súper dulce. De valores también está muy bien: Por dosis es más baja en calorías, aporta 0.5g de hidrato y 20g de proteína. Entre sus ingredientes no menciona que lleve gluten ni avisa de que pueda haber trazas, por lo que para mi sería segura. Lleva proteína de guisante, de arroz, de granada y de calabaza. Estas dos últimas me han llamado la atención O.O ¡No sabía que eso existiese!
  • Proteína de arroz, 100% sin gluten, 100% sin soja. Además de ser más barata por kilo, Biotech si que nos confirma que esta proteína es vegana y sin gluten. Por dosis tiene 2.30g de hidrato y 20g de proteína. El sabor de chocolate, está muy bien.

 

Otros suplementos y productos que he usado

Aquí os voy a mencionar algunos suplementos que yo he usado. Eso no significa que vosotros, por ser veganos, tengáis que suplementarlos. Yo sí lo hice por mis condiciones especiales: Alergias e intolerancias alimentarias, síndrome del ovario poliquístico, enfermedad de Gilbert y alguna cosita más me dejo. Bueno, a esto añadimos que tengo que tomar medicación que me ha causado deficiencias a nivel nutricional y que hago deporte varias veces en semana: Cardio y levantamiento de pesas casi powerlifting. Vamos, que soy una joyita xD Ahí lo dejo.

  • Aceite de semillas de lino. Yo he usado este. Es una fuente de omega 3.  Lucía, de Dime Que Comes, trata el tema en éste artículo. yo sí que lo he suplementado.
  • Vitamina D3. Solo uso este suplemento en invierno. Durante todo el año tomo el sol de 5 a 10 minutos mínimo al día, en verano trato que sea más tiempo.
  • Vitamina B12. Uso este suplemento porque el médico me dijo que debía hacerlo. No estoy buscando quedarme embarazada, que me lo habéis preguntado varias veces xD ¡Al menos de momento!
  • BCAA. He usado estos por el tema del deporte que comentaba antes. Sobretodo porque me dio bastante asco averiguar que los bcaas normales se sacan de plumas de pato. Estos no, estos vienen del maíz.

 

Suplementos y productos de los que he oído hablar pero que no he usado

Aquí os voy a mencionar algunos suplementos, productos y guarrerías varias que no he usado aún, pero que si lo hago, os lo contaré.

  • ZMA vegano. Este suplemento se usa para mejorar el descanso principalmente y/o el sistema inmune.
  • Soja tostada. A mi entender es como un snack. He visto usarlo en platos emulando a la carne. Dicen que está rico pero aún no me he atrevido.
  • Preparado de pancakes sin gluten y veganos. Tengo este producto fichado desde hace tiempo para que Mike y yo compartamos unas tortitas veganas (por mi, que trato de comer algo vegan siempre que puedo) y por él, que es celiaco. Aún no lo he probado pero sí que he probado alguna otra cosilla de la marca y no estaba mal.
  • La gama Nakd. Sí que he oído hablar de ella por foros americanos e ingleses. Hay barritas elaboradas con frutos secos y frutas y sin gluten y lo que yo intuyo que son como unos caramelitos. Habrá que probarlo ^^ Porque si también puedo compartirlo con Mike, es un aliciente.
  • The Protein Ball Co. Este es otro producto del que he oído hablar en foros extranjeros. No sé cómo estará de rico.