Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print

NEAT, ejercicio y metabolismo

Entrenar, junto con una buena alimentación, un correcto manejo del estrés y dormir bien (entre otros), es una de las actividades que más beneficios pueden tener para las mujeres.

En mi experiencia como entrenador, he podido comprobar que sigue existiendo el miedo a “ponerse demasiado musculosa” y eso lleva a que se realice más ejercicio cardiovascular, a veces hasta un punto excesivo, antes que ejercicio de fuerza o de hipertrofia, cuando realmente combinando ambos, podemos lograr grandes cambios:

Entrenar fuerza no tiene por qué ser una actividad que no guste. No te preocupes si no te gusta ir al gimnasio o no te gusta hacer pesas. 

Nosotros nos llamamos Calisthean porque nos encanta la calistenia, es decir, el entrenamiento con el peso del cuerpo. ¿Se pueden conseguir grandes resultados con ello? ¡Por supuesto! Y lo mejor es que puedes practicar los entrenamientos con tu peso corporal en cualquier lugar: En tu casa, en el gimnasio, en el parque, en la playa, en la habitación del hotel… 

¿Hay alguna actividad que te guste? ¡Practícala!

Nuestro Gasto Energético Total (GET) diario se compone de los siguientes elementos:

BMR: Es nuestra tasa metabólica basal (TMB). Son las calorías que gasta nuestro cuerpo simplemente por existir. La energía que se gasta para llevar a cabo todos los procesos internos.

NEAT: Non – Exercise Activity Thermogenesis. Son las calorías que gastamos en actividades tales como pasear. Es decir, son las calorías que gastamos a lo largo del día: Cuando preferimos subir escaleras en vez de coger el ascensor, cuando sacamos a pasear al perro…

EAT: Exercise Activity Thermogenesis. Son las calorías que gastamos cuando entrenamos, y van a depender, efectivamente, del tipo de entrenamiento que hagamos.

TEF: Thermic Effect of Food. Se refiere a las calorías que gasta nuestro cuerpo en digerir la comida.

Es decir, realizar un entrenamiento de 45 – 60 minutos, tiene poco impacto en nuestro día a día si somos personas sedentarias. Una de las opciones más frecuentes es comprar una pulsera de actividad o un podómetro y medir los pasos que hacemos.

Aunque vemos que realmente el entrenamiento tiene “poco” impacto en nuestro día a día, entrenar fuerza y desarrollar la masa muscular son de las mejores
 formas que podemos optimizar nuestra salud.

Entrenar fuerza es algo positivo. Gracias a entrenar  mejorarás tu salud y tu vida en general, ya que el tejido muscular influye en tu cerebro, tus órganos, tus huesos… A continuación dejo una lista con los beneficios de entrenar y diversos estudios:  

Tener mayor masa muscular, aumenta el gasto de calorías, no solo durante el ejercicio, si no también durante el reposo. Es decir “aumentaría nuestro metabolismo”. (estudio).

Aumenta tanto la pérdida de grasa como la sensibilidad a la insulina.  En adultos sedentarios, tras tras 10 semanas de entrenamiento, aumentaron 1.4kgs de masa libre de grasa, aumentaron en un 7% las calorías quemadas en reposo y redujeron 1.8kgs de grasa. (estudio). En mujeres adultas y sanas, entrenar fuerza llevó a una pérdida de tejido adiposo intra abdominal (estudio). En hombres mayores y con diabetes tipo 2, un entrenamiento realizado 2 veces hizo que redujesen la grasa abdominal y que mejorasen la resistencia a la insulina (estudio).

Mejora la composición corporal consiguiendo un menor % de grasa y la autoestima (estudio).

Mejora en nuestro estado anímico, sueño y autoconfianza (estudio). En cuanto al sueño, también lo mejora en las personas que padecen insomnio (estudio).

Frena la pérdida de masa ósea y aumenta la masa muscular. Protege frente a la osteoporosis (estudio) y cuida los huesos aumentando la densidad ósea (estudio). Un punto a destacar es que esto también sucede en mujeres que se encuentran en la etapa de post-menopausia y que han pasado por un cáncer de pecho (estudio).

El entrenamiento de fuerza previene la aparición de cualquier patología. Incluso en personas con una patología concreta, como el cáncer de mamá, mejora la sintomatología (estudio). 

No, para nada. 

Esta es la transformación de la madre de Ireko en 3 semanas. Tiene 55 años y mantiene la misma alimentación que ha llevado siempre, solo que ha empezado a realizar entrenamientos de fuerza en los que hemos mezclado algo de pesas con calistenia. ¡Hay que adaptarse a cada uno!

En su caso, realiza de 2 a 3 sesiones semanales de una duración de 15 a 30 minutos de duración y no hace un extra de cardio ni mucho menos… ¡Volvemos al punto de la adherencia! No sólo es importante a la hora de hacer dieta, si no a la hora de entrenar. De nada sirve tener el mejor entrenamiento si no eres capaz de mantenerlo en el tiempo.

Share Buttons

¡¡Comparte tus progresos usando #calisteam!!

¡¡Es hora de cambiar!!

Descarga ya nuestra guía gratuíta y empieza hoy mismo