Es sábado y hoy no hago trampa


Hoy es sábado. Hoy es sábado, el día mundial del salto de dieta y he decidido que no voy a hacerlo. Hoy es sábado, día de cheat meal, y mi novio va a tomar una pizza y una tarrina entera de Magnum, y yo no. Mi novio es competidor de Men’s Physique, y yo NO. Él tiene una masa muscular elevada, un metabolismo MUY acelerado y entrena de una manera en la que yo en la vida podría entrenar.

 

Yo voy a tomarme mi ración de pasta, mi ración de pavo y una ensalada. Puede que también un café con leche de almendras para aprovechar la que me regalaron en el evento de Almond Breeze.

¿Y sabéis qué? Para nada me siento triste, ni frustrada ni amargada. Me siento bien, feliz. Llevo 1 semana cuidando más mi alimentación y controlando un poquito los excesos y he visto cambios muy positivos en mi cuerpo. Ahora mismo lo que quiero es seguir avanzando, porque quedan justo 8 semanas para el Arnold Classic Europe, y aunque no compita, quiero mostrar mi mejor versión en el evento.

 

 



En los últimos años se ha puesto muy de moda, gracias a Instagram, ver a los competidores fitness hacer saltos de dieta monumentales, como si estuviesen en una boda. Y no es que me parezca mal hacer eso, pero en personas “normales”, una vez al mes o cada dos meses, y ya. Hacerlo cada semana y esperar perder grasa, si NO eres un competidor fitness o un atleta o deportista remarcable, es una locura. Si como yo, eres una persona que entrena, que tiene una masa muscular normal y un porcentaje de grasa normal, pero buscas bajarlo, este tipo de saltos pueden ser tu perdición.

Yo hago una dieta moderada, de 1600- 1700 calorías diarias. No tengo una restricción que me haga pasarlo mal. Cambio alimentos y tengo mucha variedad en mi alimentación (patata, boniato, arroz, pasta, garbanzos, lentejas…). Hago un déficit pequeño en mi día a día, pongamos, de unas 500 calorías. De lunes a viernes, habría producido, según las mates, un déficit de 2500 calorías, y en dos semanas podría haber bajado un kilo, más o menos. Ahora ponte que el sábado hago un salto de dieta con el típico menú modelo que vemos por las redes sociales:

– Una hamburguesa normal (800 calorías).

– Una ración de patatas mediana (400 calorías).

– 500mL de helado de Ben & Jerry’s (1200 calorías).

En una hora, habría consumido 2400 calorías si no tomo nada más. Si no me dan antojos y acabo picando otras cosas gracias al subidón de azúcar. En una hora me habría cargado el progreso de una semana porque “lo hacen las chicas de Instagram”. Para mi no merece la pena esforzarme toda una semana por un placer efímero. Una cosa es una celebración, un pequeño capricho… Otra muy diferente es esperar a que llegue el finde para darnos el atracón padre

Que lo hagan otras personas no significa que puedas hacerlo tú, porque todos somos diferentes… Y jamás deberías creer que simplemente alguien está comiendo todo eso porque lo muestre por Instagram. ¡El postureo hace mucho  daño!

Y sobretodo, remarco, en chicas que estamos “normales” no es lo mismo que en competidoras. Es diferente: Tienen más masa muscular, queman más calorías y sus entrenamientos son muchísimo más duros.

Puedes ir entrenando para ganar su masa muscular, pero si tu objetivo no es la competición, si no el ir mejorando poco a poco, bajando la grasa, sin hacer dietas extremas, la solución para mi sería el ser flexibles moderadamente.

Por ejemplo, hoy, si me apetece, me pondré un poco de queso y tomate natural, o tomaré una porción más grande de pasta. Aumentaré en 200-300 calorías mi consumo. O inclusosi me apeteciese, añadiría una pequeña porción de helado de postre. Pero nada más.

Además, ¿habéis hecho alguna vez un cheat como los que mencioné antes? Repito, si no eres un atleta, lo más probable es que te sientas MUY hinchado y retenido… ¡Algo nada agradable!

Estoy deseando saber vuestra opinión al respecto, así que si me dejáis un comentario abajo, ¡mejor que mejor!


2 Comments

  1. Mery
    29 julio, 2017
    • Ireko
      30 julio, 2017

Add Comment