Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print

Todo sobre las calorías

Para el cuerpo no es lo mismo tomar 100 calorías de brócoli que 100 calorías de una palmera de chocolate, ni reaccionan de la misma manera nuestras células al recibir los nutrientes del brócoli que de la palmera. 

Somos mucho más que calorías. Adelgazar, estar sano, perder grasa… No se mide en calorías. Basar la pérdida de grasa en hacer un déficit calórico puede llevarnos a muchas ansiedades con la comida y finalmente, a atracones.

¿Hay solución? ¡Claro que sí!

La alimentación intuitiva y escuchar a tu cuerpo serán tus grandes aliados. Come con hambre, come escuchando a tu cuerpo, buscando nutrirte. 

El cuerpo humano es más que una fórmula de “calorías que entran vs calorías que salen”. Hay muchos más procesos implicados. 

Si comes comida natural y tomas, por ejemplo, 2000 calorías, seguramente, entre fibra, absorber esas calorías… Se producirá un déficit de manera natural, te sentirás saciada, estarás nutrida… ¡Y sin tener antojos cada 2 por 3!

Piensa en un cambio de estilo de vida, no en contar calorías y que los alimentos poco saludables estén presentes en tu día a día. Una cosa es un momento puntual, otra a diario. 

Cambiar es complicado, por eso, coge un cuaderno y apunta tus sensaciones, niveles de hambre, antojos… ¡Así podrás entenderte mejor a ti misma! 

¿El cuerpo siempre te pide dulces? Primero comprueba si se trata de hambre de verdad o hambre emocional. ¡Es frecuente que cuando estamos tristes nos apetezca comer cosas dulces!

Ten presentes tus sentimientos, si has entrenado/hecho deporte, si apenas has dormido o si tienes unos niveles de estrés muy altos… ¡Todo influye!

Puedes calcular las calorías que quema tu cuerpo con la siguiente fórmula que se usa a veces para el cálculo de la tasa metabólica basal:

TMB Hombres = (10 x peso en kgs) + (6,25 x altura en cms) – (5 x edad) + 5.

TMB Mujeres = (10 x peso en kgs) + (6,25 x altura en cms) – (5 x edad) – 161.

Tras ello, se multiplica por el factor de actividad, y ello nos dará de resultado la cantidad aproximada de calorías que quema nuestro cuerpo.

Nivel sedentario. Multiplica por 1,2. Poco o escaso ejercicio. Trabajo de oficina.

Nivel ligero. Multiplica por 1,375. Ejercicio de 1 a 3 veces en semana. Actividad ligera.

Nivel activo. Multiplica por 1,55. Ejercicio de 3 a 5veces en semana. Actividad moderada.

Nivel muy activo. Multiplica por 1,725. Ejercicio de 5 a 6 veces en semana. Estilo de vida activo.

Nivel extremadamente activo. Multiplica por 1,9. Ejercicio vigoroso a diario. Actividad muy alta o trabajo físico.

Aun así, surgen varios problemas: Tendemos a sobreestimar la cantidad de ejercicio o movimiento que hacemos a lo largo del día y que son fórmulas que nos darán un valor aproximado, lo que no significa que sea acertado, ya que hay muchos factores que no se valoran, como masa muscular que tenga el sujeto o patologías (como por ejemplo el hipotiroidismo).

 

Share Buttons

¡¡Es hora de cambiar!!

Descarga ya nuestra guía gratuíta y empieza hoy mismo