Dieta low carb – Mi dieta para SOP

DIETA LOW CARB – ¿QUÉ ES?

¡Es una dieta baja en hidratos! ¡Sin más! Es una de mis opciones favoritas, ya que me permite comer de casi todo, tener variedad de alimentos y ser flexible sin tener que comerme mucho la cabeza. ¿Que me apetece fruta? ¿Patata? ¿Arroz, pasta? Pues se que puedo, lo importante es vigilar el consumo, como verás un poco más adelante.

En mi alimentación trato de elegir siempre alimentos “más tirando al lado paleo”, porque lo considero más natural y en general, mejor para nuestra salud tanto física como mental. Pero al no casarme con ese estilo y mantener una alimentación baja en hidratos, cuido mi salud sin sentirme presionada.

 

Mi proceso de cambio no habría sido posible sin seguir una dieta baja en hidratos.

 

Cuando tenemos un objetivo en mente como bajar la grasa de nuestro cuerpo, buscamos que sea lo más rápido y eficiente posible, pero sin comprometer la salud y de una manera razonable. A ninguno nos gusta tener restricciones largas en cuanto a calorías durante mucho tiempo, ¿verdad? Hoy voy a hablarte  en profundidad de mi estilo de alimentación.

LA DIETA LOW CARB

O más bien: La dieta mediterránea baja en hidratos.



Antes de entrar en materia, responderé la típica pregunta que suele suscitar este tipo de post:

Sí, claro que puedes bajar de grasa tomando hidratos.

Esta es una cuestión bastante obvia. De hecho podemos destacar la controvertida dieta Twinkie del profesor Mark Haub, profesor de nutrición en la universidad de Kansas. Su premisa era que podías perder grasa simplemente fijandote en las calorías (premisa una caloría es una caloría) y basó su dieta en doritos, oreos y twinkies. No solo bajó de grasa y peso, sino que mejoró algunos parámetros en sangre, como el bajar en un 20% el colesterol LDL y subir en un 20% el HDL. Pero todos sabemos que una caloría no es una caloría y no sabemos qué efecto podría tener esa dieta a medio y largo plazo. Quién sabe. Tampoco hay que tener dos dedos de frente para saber que una dieta basada en alimentos ultraprocesados, aunque de resultado al principio, no va a acabar bien. A nivel de salud, a largo plazo, seguramente tendrá consecuencias bastante negativas.



 




El motivo de mi elección de este tipo de alimentación tuvo que ver con la siguiente gráfica que aplicamos en dietoterapia para pacientes obesos y con síndrome metabólico, 2 situaciones que desgraciadamente suelen darse con frecuencia en el síndrome de ovario poliquístico:

En la gráfica se comparan 3 dietas: La baja en grasas, la dieta mediterránea y la dieta baja en hidratos.
Aunque la baja en hidratos muestra una bajada más rápida al principio, el efecto “rebote” que tiene es mayor, debido a una pérdida inicial de más líquido. En la dieta mediterránea baja en hidratos, aunque hay algo de rebote de agua, es menor.

Ambas estrategias dietéticas se mantienen estables en la pérdida de peso en el tiempo. ¡Eso es lo importante!

Yo he ido alternando la bajada en hidratos con un estilo más de dieta mediterránea, ya que ambas me resultan fáciles de mantener en el tiempo, no sentirme mal, cansada ocon antojos.

 

¿En qué consiste una dieta mediterránea baja en hidratos?

  • La base de mi alimentación son las verduras de temporada. Y ya. Me encanta hacer ensaladas grandes y variadas, juntando diferentes tipos de hojas.
  • Compro carnes magras y cortes limpios de pollo y pavo. De vez en cuando incluyo ternera, caballo y cerdo.
  • Trato de incluir pescado fresco, al menos un par de veces en semana.
  • Para las grasas buenas, elijo fuentes como el aceite de oliva virgen extra, almendras, nueces y quesos magros.
  • Los hidratos los uso de forma estratégica según la actividad física. Me suelo mover entre 80 y 100g de hidratos al día. La diferencia con una dieta cetogénica es que me quedo en 50-80g/día en vez de 20-25g/día de hidratos.
  • Especias: Gran parte del éxito de mi estilo de alimentación se basa en las especias y aliños: Uso a diario diferentes hierbas frescas, especias, sal marina o jugos de frutas como la lima o el limón para dar sabor a la comida.

Es un estilo de alimentación simple, sencillo y barato. Cuando bajé los 30kgs, el estilo de alimentación que seguía era el que acabo de comentar. A nivel deportivo no noté un empeoramiento ni que bajase mis marcas. ¡Al contrario! Al sentirme mejor físicamente, menos cansada e hinchada, aumenté mis horas de actividad. En cuanto a comida trampa, los 3-4 meses que seguí la dieta mediterránea low carb no hice ningún salto.

 

Mi estado actual

 

Aquí te dejo mi menú bajo en hidratos de manera completamente gratuita para que veas cómo estructurar tu alimentación si te apetece seguir una dieta de este estilo.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies